¿No tienes tiempo para ir al gimnasio? Ejercicios para hacer en casa

Tu cuerpo te pide hacer ejercicio, pero no tienes tiempo de apuntarte al gimnasio. Cada mañana te levantas con estrés y no puedes seguir así. Este post te va a ser de gran ayuda.

22887650_M

Sentadillas. Vamos a coger una silla, vamos imitar que nos sentamos y nos levantamos, sin llegar a sentarnos en la silla. Este ejercicio es buenísimo para quemar grasas. Al bajar, echamos el culo atrás, y debemos sentir el peso en los talones. Nuestras rodillas deben estar siempre en línea recta con los talones. Los pies en paralelo y abiertos al ancho de los hombros. Otra opción para hacer este ejercicio, sería apoyar la espalda en la pared.

Zancadas. Tenemos que separar los pies al ancho de los hombros y llevar una pierna atrás, dejando el talón de esta pierna en alto. Nuestra pierna delantera quedará flexionada. El cuerpo se inclinará hacía la pierna que tenemos delante.  Al bajar la rodilla, no la podemos tener por delante del tobillo. Importante, debemos mantener siempre las curvaturas naturales de la espalda. Repetimos con las dos piernas.

Elevación cadera. Nos tumbamos boca arriba, las rodillas flexionadas y apoyándonos en los pies, elevamos la cintura y nos apoyamos únicamente en los omoplatos, nuestra espalda quedará en el aire. Apretamos el abdomen.

Abductores. Nos tumbamos sobre un costado. Apoyamos la cabeza sobre nuestro brazo y el otro brazo lo estiramos hacia delante para mantener el equilibrio. Elevamos la pierna superior hasta la altura de nuestra cadera. Cambiamos de lado y lo hacemos con las dos piernas.

Fondo. En el suelo, lo ideal es tendernos en una manta o colchoneta, apoyando las rodillas, cruzamos los pies y abrimos bien los brazos. Nuestro cuerpo tiene que formar una línea recta sin que nuestro trasero sobresalga a la espalda. El movimiento que tenemos que hacer es bajar, y acercar los pectorales al suelo (la tripa no).  Lo ideal es que lo hagamos apoyándonos en las puntas de los pies con las piernas estiradas.

Tríceps. Nos sentamos al borde de una silla. Colocamos las manos mirando hacia delante y los talones los apoyamos en el suelo. La espalda la debemos de tener bien recta. Sólo apoyamos los brazos y los pies. Flexionamos y extendemos los codos.

Si sufres alguna lesión o dolencia o si algunos de los ejercicios te resulta demasiado duro ¡no lo hagas!

Es recomendable beber desdués del ejercicio así como realizar algunos ejercicios de estiramientos. Comienza realizando dos tandas de 10-12 repeticiones y ve incrementando las repeticiones cada semana. Recuerda, lo más importante es asimilar el trabajo realizado y no sobrepasarte. Es una cuestión de constancia, no de querer comerse el mundo el primer día.

Compártelo en tus redes sociales favoritas ...Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*