Remedios caseros para curar un resfriado

Ahora que ha llegado el frío, son muy comunes los resfriados. Lo habitual es acudir al médico, aunque a veces no es necesario. Los remedios caseros, ayudan a aliviarlo. Un resfriado lo causa un virus, y hay numerosos virus que lo pueden ocasionar. Sus síntomas pueden variar,  los más comunes son:

  • Fiebre (37,70 o superior)
  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza, dolores musculares y fatiga
  • Tos
  • Síntomas nasales, congestión y estornudos
  • Dolor de garganta

16311410_M

Un dato a tener en cuenta, es que un resfriado dura entre tres y cuatro días, y que los tratamientos no hacen que desaparezca, pero si que ayudan a sentirse mejor. Podríamos decir, que los antibióticos, no suelen ser necesarios para aliviar un resfriado común. Otro tema es la gripe, que son los mismos síntomas, pero más fuertes, siendo el tiempo de recuperación mayor.

A continuación, algunos remedios caseros:

Laurel. Hacer una infusión con una cucharadita de hojas de laurel, una de canela y una de salvia, en una taza de agua hirviendo.

Rábano y miel. Mezclar una cucharada de rábano picante con bastante miel,  ayuda a descongestionar el pecho.

Miel y vinagre. Mezclar dos cucharadas de miel, y dos de vinagre de sidra con manzana, en un vaso de agua caliente o fría, y tomar 3 vasos al día.

Leche y pimienta negra molida. Calentar (sin llegar a hervir) una taza de leche, mezclada con una cucharada de mantequilla  y pimienta negra molida. Se puede sustituir la mantequilla y pimienta por ½ cucharadita de jengibre molido, más miel al gusto.

Solución salina. Para las fosas nasales, usar gotas de solución salina. Ésta solución, debe estar formada por ¼ de cucharadita de sal y ½ taza de agua tibia.

Mostaza. Usar un emplasto de mostaza para la congestión del pecho. Hay que formar una pasta con partes iguales de mostaza seca y harina, mezclada con agua tibia. Antes de aplicar el emplasto, se debe cubrir el pecho con aceite de oliva.

Cebolla cruda. Es habitual en Rusia, dejar una cebolla cruda, partida sobre la mesita de noche, para ayudar a mejorar en los síntomas del resfriado mientras se duerme.

Jarabe de cebolla. Se necesita una cebolla grande, 2  vasos de vino blanco y 150 gramos de miel. Utilizando un recipiente de barro, se pone la cebolla pelada y troceada, y los dos vasos de un buen vino blanco. Se deja macerar durante 24 horas, luego se cuela, y se le añade la miel. Una vez que esté bien mezclado, se guarda en un tarro de cristal. Lo recomendable, tomar medio vasito, cuatro veces al día: en ayunas, a media mañana, a media tarde y antes de acostarse. Hacer esto durante 4/5 días.

¡Amigos! Tenemos más remedios caseros, os lo iremos contando en sucesivos posts y también compartiremos otros consejos para evitar resfriarnos.

Compártelo en tus redes sociales favoritas ...Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*