Los cuidados que necesitan los hurones

Para los que estáis pensando en un hurón como mascota doméstica, o para los que ya os habéis decidido, pero aún os falta mucha información sobre cómo controlar a estos pequeños e incansables bichitos. Ahí van una serie de consejos y advertencias para que ambos podáis empezar a acostumbraros.

Pertenecientes a la familia de los mustélidos, los hurones comenzaron a ser domésticos con la caza de conejos, pero últimamente se ha vuelto un animal de compañía genial.

La vida media de estos animales está entre los 5 y los 11 años y su peso medio, como adulto, se encuentra entre los 700 – 2.000 gr. en los machos y entre 600 – 900 gr. en las hembras.

Consideraciones a tener en cuenta:
Algo muy importante, sobre todo los primeros días de tu hurón en casa: los hurones son animales muy curiosos, por eso debemos ampliar las precauciones y estar muy pendientes de él. Cualquier agujero o abertura que haya en tu hogar deberá cubrirse con algo que no pueda ser retirado por el hurón.
Como es obvio, con un hurón en casa hay que tener cuidado al andar o echarnos en la cama o sillón, porque pueden estar ahí y les podemos pisar o aplastar.
Otro tema muy comentado entre los que conocen al hurón, es su característico olor, no muy agradable. La piel de los hurones, produce unos aceites corporales que son, en gran parte, los causantes de este olor. Al bañarlo, eliminas esos aceites y haces que la piel de tu hurón se ponga a trabajar para producir más aceites. Esto quiere decir, que si lo bañamos con mucha frecuencia, la piel se acostumbrará a producir más aceites y tu hurón olerá más. Por esto se aconseja bañarlo como máximo 1 vez al mes.
Además, cada 5 días o 1 vez a la semana máximo, limpia a fondo la jaula del hurón: toda la base, toboganes y juguetes que tenga dentro de ella. Y muy importante la limpieza de los oídos, para evitar cualquier infección y eliminar, en la medida de lo posible, el mal olor.
En lo referente a las vacunas, es muy aconsejable vacunar a los hurones a partir del segundo mes, de moquillo y rabia, y revacunarlos anualmente (especialmente si viven varios hurones juntos o con otros animales). Estas dos enfermedades tienen un índice de mortalidad del 100% en los hurones. Además, otra enfermedad que no hay que perder de vista es la del gusano del corazón, que para prevenirla estaría bien darle un tratamiento preventivo de filaria al mes.
Por último, debes sacar diariamente a tu hurón para que haga ejercicio y satisfaga su curiosidad; necesita al menos una hora y un lugar de juego.

Alimentación

La alimentación es posiblemente la parte mas importante en el cuidado de tu hurón.
Los hurones son animales estrictamente carnívoros, con unas necesidades muy específicas:

• Sus necesidades de proteínas son muy superiores a las de otros animales.
• Sus necesidades de grasas, alrededor del 20%.
• El ciclo digestivo de los hurones es muy rápido, 3-4 horas, por lo que la proteína debe ser de alta calidad. La proteína vegetal debe reducirse al mínimo.
• Su tracto digestivo no está preparado para digerir bien la fibra, por lo que no deben ingerir cantidades elevadas.
• Bajos requerimientos de carbohidratos, no los metabolizan bien.
• El pescado no les gusta y, además, puede aumentar el olor corporal. Debe evitarse.

FOTO HURÓN

Necesidades básicas:
Antes de comprarte un hurón, debes tener en casa todo lo necesario para un buen cuidado y mantenimiento.
Lo primero que se debería tener es su jaula: Debe ser lo bastante grande para que tenga varias áreas bien diferenciadas, el área de higiene, donde se colocará una bandeja higiénica para que el hurón haga sus necesidades. Dentro de la bandeja colocaremos el lecho higiénico, inodoro, duradero y libre de polvo (nunca utilizar viruta de madera o arena de gato). Un área de juegos, con varios juguetes adaptados al hurón (pelotas, tubo de plástico, etc.). Área de comida, con un comedero y un bebedero, ambos fijos. Y una zona para dormir, donde podemos colocar una hamaca, una caseta, un tubo de tela, etc.
Es muy importante que el suelo de la jaula sea firme y sin rejas para que el hurón no se dañe, y las paredes de reja para que pueda haber suficiente ventilación y evitar la proliferación de bacterias.
El sistema digestivo del hurón es muy corto, por lo que hará muchas comidas a lo largo del día, no te olvides de tener siempre suficiente.
Para cualquier duda sobre el mundo de estos divertidos animales, puedes consultar la web huronadictos.com.

Ahora, con todos estos consejos, tú y tu hurón, ¡podréis disfrutar juntos! 🙂

Compártelo en tus redes sociales favoritas ...Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*