Los cuidados perfectos para la flor de Pascua

Se acerca la Navidad, y con ella el tiempo de la flor de Pascua. La Poinsettia, popularmente conocida como flor de Pascua o planta de Navidad, es típica de esta época del año ya que es cuando se produce la floración en tonalidades rojas. Para conseguir la tan esperada floración es importante seguir algunos consejos específicos para esta especie, ¡te los contamos!

Flor de Pascua

Esta preciosa planta típica de la Navidad es originaria de Méjico y fue introducida en Europa a finales del S.XIX. La Poinssetia es un arbusto caduco de la familia de las Euforbiáceas que puede alcanzar tres metros de altura. Es una variedad que se suele colocar en el interior de los hogares, y se caracteriza por tener grandes hojas enteras, ovoladas con diferentes matices de color, desde el verde hasta el rojo intenso en la época de floración. Aunque no requiere excesivos cuidados si es importante tener en cuenta algunas consideraciones para que la planta crezca y se desarrolle año tras año.

Desembolsa la planta tan pronto llegues a casa. Es importante sacar el plástico decorativo y protector con el que la flor de Pascua suele venderse. Trasplántala en una maceta de tamaño medio, y abónala cada 15 días con abono líquido para la floración durante las semanas que se desarrolla.

Ubica tu planta en un lugar luminoso de la casa. Esta especie requiere mucha claridad, aunque sin luz directa. Además debes elegir una ubicación tranquila, sin corrientes de aire, para evitar que se marchite. Una exceso en la humedad ambiente también es perjudicial para la flor de Pascua, así que elige una zona fresca, luminosa y seca.

El riego dependerá del ambiente de tu casa. Esta planta requiere un nivel medio de riego, aproximadamente 2 veces a la semana. La tierra debe estar siempre húmeda, pero evitando agua sobrante. Además se aconseja evitar el riego directo, se debe echar el agua sobre un plato, y retirarlo con el agua sobrante tras 20 minutos.

Cuidar la temperatura ambiente es vital también para la floración. La estancia debe tener una temperatura media de 15 a 21 grados, así que evita ponerla cerca de puntos de calor y no te pases con la temperatura de la calefacción.

Si quieres que tu planta siga floreciendo muchos años más es importante respetar las horas de luz a las que está expuesta. Se recomienda que esta planta no reciba más de 10 horas de luz así que guarda la planta en un lugar oscuro 5 o 6 horas al día, sin contar las horas de noche. De esta forma nos aseguramos que la flor de Pascua cumpla su ciclo y vuelva a florecer el próximo año.

Compártelo en tus redes sociales favoritas ...Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*