Coches autónomos. Qué son y qué podemos esperar.

Como seguramente ya habréis estado oyendo últimamente, los coches autónomos ya soy una realidad. En 5 o 6 años se calcula que se introducirán con normalidad los primeros coches completamente autónomos.

Coches autónomos

Para los que no lo sepan, estos coches no requieren de la atención de un conductor y se conducen “solos”. Son capaces de imitar la conducción reconociendo el medio a través de sus sensores y reaccionando ante él. Son capaces de recorrer carreteras programadas previamente, distinguiendo los diferentes obstáculos que se puedan presentar. Son varias las empresas que se encuentran en estos momentos desarrollando y probando diferentes prototipos, como Google, Renault, Ford o BMW entre otros.

Estos vehículos precisan de varios elementos para su correcto funcionamiento. Por un lado, necesitan un ordenador unas cinco veces más potente que un ordenador doméstico, capaz de entender y procesar qué tiene que hacer en cada momento (acelerar, frenar, aparcar…). Por otro lado, debe contar con sensores capaces de percibir todos los elementos del exterior, “ver” por donde se están moviendo, los estorbos de la carretera, los peatones, semáforos y todo lo necesario para una conducción segura.

Las mayores limitaciones con las que cuentan este tipo de vehículos no son tecnológicas como cabría esperar, sino políticas, jurídicos y sobre todo de regulación vial e infraestructura. Para que estos coches circulen a la perfección, deben contar con un detallado mapa de carreteras y zonas circulables, por lo que dificulta el proceso de adaptación al medio.

El pasado mes de Julio, Google realizó pruebas por San Francisco. El resultado no fue tan bueno como la compañía esperaba ya que dos de sus vehículos estuvieron a punto de colisionar. Este hecho hizo que las diferentes entidades se planteen cuestiones como de quién sería responsabilidad en el caso de que hubiera un accidente. Estos modelos de prueba alcanzan un máximo de 40 km/hora y tiene espacio para dos pasajeros. Aunque la idea es que carezcan de pedales o volante, en estas primeras pruebas se los han incorporado para poder actuar en caso de ser necesario.

Parece que todavía tendremos que esperar unos años para ver con normalidad este tipo de vehículos en circulación. Mientras tanto, se van acoplando mejoras en los coches convencionales, como la sustitución de retrovisores por cámaras de video.

Pese a todo, los coches autónomos no convencen a todo el mundo. Son muchos los que están en contra de que les priven del placer de conducir. Muchos otros, opinan que con estos coches se reducirán notablemente el número de accidente y por lo tanto los fallecimientos en las carreteras. Tendremos que seguir con este debate mientras las compañías siguen investigando en ello. Y tú, ¿Te animarías a adquirir un coche autónomo?

Compártelo en tus redes sociales favoritas ...Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*