Albóndigas de pescado para niños, ¡les encantará cocinarlas… y comerlas!

¿Sabías que la cocina puede transmitir valores muy beneficiosos durante la infancia? Es una actividad muy divertida y enriquecedora en su educación y, además es vital para que conozcan mejor los alimentos y cómo se cocinan. Familiarizarse con ellos puede ser muy beneficioso y ayudarles a mejorar sus hábitos alimenticios. Si en ocasiones te cuesta que tus hijos coman pescado, no te pierdas esta genial receta para realizar en familia: Albóndigas de pescado. Todos a lavarse las manos… ¡entramos en la cocina!

frog-927768_1920

Ingredientes

– 500 gr. merluza (peso aproximado, también podemos elegir otro pescado)

– 1 cebolla

– 1 diente de ajo

– 2 huevos

– 50gr. pan rallado

– 50gr. harina

– Aceite de oliva

– Una pizca de sal

– Perejil fresco

Elaboración

Esta receta es muy sencilla y rápida, sólo debéis seguir los pasos que indicamos a continuación. A la hora de cocinar con niños lo mejor es asignarles a ellos las tareas más fáciles (desmenuzar el pescado, dar forma a las albóndigas…). Es importante hacerlos partícipes de todas las elaboraciones y fomentar la conversación relacionada con los alimentos que estamos cocinando.

  1. Lo primero que vamos a hacer es pelar los ajos y la cebolla y trocearlos con la ayuda de un cuchillo. Asegúrate que los pedazos son pequeños para que se integren bien y no se noten demasiado.
  2. Cubrimos el fondo de una sartén con un chorro de Aceite de Oliva y ponemos a pochar las verduras a fuego lento.
  3. Mientras tanto desmenuzamos el pescado con las manos en trozos muy pequeños y lo vamos echando en un bol grande.
  4. Cuando la cebolla y el ajo se hayan dorado, es momento de echarlo en el bol con el pescado. Sazonamos y mezclamos bien. Batimos los huevos y los añadimos a la masa, junto con el pan rallado y el perejil fresco picado.
  5. Con la mezcla lista, empezaremos a hacer las albóndigas. Con la ayuda de las manos realizaremos bolas de tamaño pequeño. Un truco para que no se pegue la masa a las manos, es humedecerlas ligeramente antes de hacer cada albóndiga.
  6. Por último, rebozamos las albóndigas en la harina y las freímos en una sartén con abundante aceite. A la hora de freír es importante hacerlo por tandas, para que el aceite mantenga la temperatura óptima.

Puedes acompañar las albóndigas con un poco de arroz, quinoa o pasta… ¡y a disfrutar! 😉

 2242297745_36da626b67_o

Foto: Mr. Usaji

Compártelo en tus redes sociales favoritas ...Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*