Llegó el verano ¡Ten unos pies bien cuidados!

El verano está a la vuelta de la esquina y es momento de cuidarse los pies para lucirlos perfectos, sin grietas ni callos. Unos pies sanos dan lugar a un cuerpo sano, por lo que debes atender a los siguientes consejos y comenzar la puesta a punto.

ALCAMPO_FOTO_PIES

Poner los pies en remojo es una costumbre de antaño muy eficaz y que poco a poco se ha ido perdiendo. Se trata de colocarlos en agua tibia y un poco de sal durante un tiempo aproximado de cinco minutos. Esto ayudará a que la piel se ponga más blanda y tus esmeros sean mucho más efectivos.

A la hora de cortar las uñas, hay que prestar mucha atención. Es de las atenciones más “peligrosas” si no se hace bien. Unas uñas mal cortadas pueden provocar daños y heridas que impidan disfrutar un buen verano. La clave está en cortarlas de forma cuadrada para evitar que se puedan encarnar.

Para poder retirar las molestas y feas pieles muertas del pie, hay una piedra “mágica” llamada pómez. El uso de esta piedra ayuda a retirar dichas pieles y combatir los incómodos callos que suelen salir en los laterales y plantas del pie. Otra buena herramienta son las cuchillas especiales para retirar pieles muertas.

Las cremas hidratantes no pueden faltar en el cuidado adecuado de unos pies. Existen algunas especiales para callos y uñas de pies. Úsalas a diario para que el pie se pueda nutrir adecuadamente y lucir un mejor aspecto lleno de suavidad. En cuanto a las uñas, es importante que estén bien humedecidas, especialmente para el caso de la mujer, principalmente para poder pintarlas con laca de uñas y evitar que se pongan amarillas o sufran hongos.  Además, los pies también necesitarán de protección solar cuando vayas a la playa. Hay cremas especiales para ellos. No olvides que una piel quemada o maltratada está condenada a tener arrugas.

Por otra parte, a los pies hay que dedicarles también su tiempo en la ducha, ya que toda el agua va directo a ellos. Una vez que te hayas dado jabón por todo el cuerpo, céntrate unos minutos en frotarlos y aclararlos con abundante agua. Debes saber también que si después de ducharte no te secas bien los dedos, sufrirás riesgo de padecer hongos, sobre todo si luego usas calzado cerrado donde el pie no puede respirar.

No hay pies perfectos con dolor. Olvídate de un calzado con el que estés incómodo o incómoda. Debes usar tu número, nada de zapatos pequeños, con mala  sujeción y materiales que te puedan hacer daño.

Los pies también necesitan hacer su ejercicio para tener plena salud. Los movimientos circulares, de derecha a izquierda y de arriba abajo, se deberían repetir varios días durante la semana. También es muy saludable andar descalzo por la playa, en casa o por un césped.

Si eres mujer, debes quitar bien todo el resto de esmalte que haya quedado sobre las uñas. Usar una bola o almohadilla de algodón y frotar bien sobre los dedos de los pies hasta que desaparezca el esmalte. Si tienes una piel muy sensible, será mejor que utilices un quita esmalte sin acetona.

La limpieza de las uñas también es necesaria, principalmente por debajo de las mismas. Puedes utilizar escobillas especiales para ello o también la herramienta que traen los cortaúñas para dicha limpieza.

Dicho todo esto, es hora de que le dediques el tiempo necesario a tus pies tanto por estética como por salud, es una parte más de tu cuerpo y tan importante como otra ¡No lo dudes!

Compártelo en tus redes sociales favoritas ...Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*