La siesta: ¡Mitos y verdades!

La siesta se podría definir como ese momento dulce que llega después de comer en el que nos sentimos aletargados y apetece dormir, reposar la comida y reponer fuerzas para afrontar una larga tarde de actividad.

ALCAMPO_FOTO_SIESTA

Ahora bien, no todo el mundo es fan de la siesta. Lo cierto es que hay muchos detractores y un gran debate sobre los “pros” y los “contras” de este descanso. Por ello, a través de este post nos gustaría aclarar cuál es la mejor siesta y sus beneficios.

¿Cuánto tiempo se debe dormir la siesta?

No hay duda de que descansar ayuda a reponer energías y estar más feliz, sólo hay que analizar empresas como Google que tienen zonas de descanso, incluso con camas, para que sus trabajadores rindan más después de la comida.

Ahora bien, la gran discusión está en el tiempo que se debe dormir. Si atendemos a una investigación de la Universidad de California,  una siesta de una hora es ideal para mejorar el nivel de concentración y aprendizaje para las 10 horas siguientes. Al parecer, dormir algo menos, en torno a 45 minutos, puede crear un estado llamado de “inercia del sueño” que es aquella sensación incómoda de no haber despertado.

Otra opción es dormir entre 20 y 30 minutos, que también es bastante reponedor y según la NASA aumenta un 35% el rendimiento y un 55% el nivel de alerta al despertar. También existe la opción de tenderse, cerrar los ojos y no dormir. Esto también es reponedor y beneficioso, reduciendo la ansiedad.

Beneficios de dormir la siesta

Distintas investigaciones relacionan la siesta con una menor probabilidad de morir por alguna enfermedad del corazón, debido a que reduce la presión arterial y regula los latidos del corazón. También ofrece grandes beneficios para el cerebro ayudando a estar más despierto y tomar mejores decisiones, mejorando la creatividad y la percepción sensorial.

¿Dónde dormir la siesta?

No es necesario dormir la siesta en la cama. Es más, diríamos que no es el mejor sitio ya que el cerebro lo asociará a largos periodos de descanso. Es suficiente con hacerlo en una posición confortable y cómoda, bien en un sillón o en el sofá.

La comida y el café

La siesta, al durar poco tiempo, no ayuda a engordar. Eso sí, no se debe comer en exceso para no dificultar la digestión y disminuir la calidad del descanso. En cuanto al café, es habitual tomar uno al despertar, pero parece que la cafeína bloquea la adenosina, neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central, estimulando así el cerebro, prácticamente lo mismo que produce el café. Por lo que la propia siesta puede hacer innecesario tomarlo a esa hora.

La siesta, ¿sólo para niños y abuelos?

La siesta es para todos, niños, padres y abuelos. Este tiempo de sueño y descanso no entiende de edad. Aunque eso no quita que para determinadas personas  como pueda ser un bebé, sea más reponedor.

Por todo lo anterior, podemos concluir que la siesta tiene beneficios siempre que no sea mucho tiempo durmiendo, no se hagan comidas copiosas y se descanse en una zona confortable sin necesidad de acostarse en la cama.

Compártelo en tus redes sociales favoritas ...Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*