¡Especial amantes del vino! Pasos para elegir un buen vino

Elegir una botella de vino o pedir vino en un restaurante parece una tarea sencilla, pero lo cierto es que a veces se complica la cosa. Más allá de decidir entre tinto o blanco, tenemos que elegir el tipo de uva, el nivel de calidad y la región del vino. Cuando elegimos vino, también tenemos que tener en cuenta, lo que podemos gastarnos.

En este post, vamos a ayudarte a que puedas forjar tu propia opinión y decidas cuál es el tipo de vino que más te agrada. Ya que existen tantos vinos como gustos. Además, estas recomendaciones te permitirán forjar tu propio criterio sobre un vino, para que llegue el momento en que la elección no sólo sea una tarea fácil, sino placentera.

vino

1. Conoce tus gustos

Dedica tiempo a conocer lo que te gusta. El mundo de los vinos es un tema subjetivo. Aunque el vino sea de muy alta calidad y de un precio elevado, si no es de tu estilo, no lo disfrutarás.

Dedícate a probar y diferenciar los que más te agradan. ¿Blanco? ¿Rosado? ¿Tinto? ¿Espumoso? Una vez elegido el tipo de vino que prefieres, analiza las características de cada uno. Decide si te gustan afrutados, más estructurados, jóvenes o de barrica y, sobre eso, sabrás hacia dónde dirigir tu búsqueda.

2. Elige un vino según la ocasión

La mayoría de las veces las etiquetas de los vinos recomiendan alimentos o platos con los que servirlos. Lo normal es tener en mente una comida y luego elegir el vino apropiado para la ocasión.

3. No tengas en cuenta el precio

Ni el más caro es el mejor, ni el más accesible es el peor. No permitas que sea este el factor decisivo. Primero decide cuánto quieres gastarte aproximadamente y selecciona el vino en base al resto de sus características. Piensa en la ocasión para la que lo necesitas. Y elige entre los que estén en el rango de precio que quieras gastarte, el que mejor se adapte a tus gustos.

4. Lee la etiqueta

Lee la parte trasera de la etiqueta para obtener ideas sobre el sabor, el cuerpo y los maridajes potenciales del vino. Esta es la primera aproximación que tienes con una botella de vino y la primera que hay que entender. En ella encuentras la información básica para considerar o descartar un vino: tipo, variedad, región y cosecha.

Otra importante información es el nivel del alcohol, que es asociado con el cuerpo del vino. Si el vino tiene entre 11,5º y 12º de alcohol significa que es un vino de cuerpo liviano; si tiene ente 12º y 14º es un vino de cuerpo mediano; y si tiene más de 14º es un vino de cuerpo potente.

5. Atención al color

Fijarse en los tonos del vino puede ser un buen indicador de su estado. Si el vino es intenso, su color debe ser profundo. Si es más fresco, brilla más. Un vino que tiene colores rojizos está en perfectas condiciones. Si tiene un color ladrillo o café, es un vino en declive. Con los blancos busca que su color sea oro y no marrón, si no significará que está oxidado.

6. Pon a prueba tu olfato

El olfato es fundamental en el mundo de los vinos. Es importante que el vino tenga muy buena intensidad. Analiza los aromas que se desprenden de él. ¿Son agradables? ¿Te atraen? ¿Qué te despiertan? Quizás, por cuestión personal, su olor no te guste del todo, pero sin duda podrás reconocer si el vino tiene elegancia o no.

Es importante no dejar de conocer nuevos sabores y etiquetas.  No te encajones en las mismas regiones y uvas, descubre la infinidad de opciones que existen. Los vinos son un mundo maravilloso que ¡no te puedes perder!

Ven a nuestros hipermercados Alcampo o entra en nuestra tienda online y descubre la gran variedad de vinos que tenemos, para que elijas el que más te guste, después de haber leído este post.

Compártelo en tus redes sociales favoritas ...Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*