Especial Almohadas: Cómo elegirlas y cada cuánto debes renovarlas

Junto a un buen colchón, la almohada es un elemento fundamental de la cama que ayuda, además, a mantener una buena salud de nuestra espalda. Para un buen descanso es importante elegir la almohada que consiga mantener la cabeza, el cuello y la columna vertebral totalmente recta. Os ofrecemos algunos consejos y recomendaciones sobre la compra y mantenimiento de tu almohada.

almohada-cama-dormir

Anchura, altura y grosor… ¡Claves a tener en cuenta!

Una de las claves en la elección de una buena almohada es que tu columna quede totalmente recta, es decir, en la posición natural como cuando estás de pie. Lógicamente, esto sólo puedes comprobarlo tumbándote en posición horizontal, te recomendamos siempre probarlo en la misma tienda.

La anchura de la almohada siempre debe superar la anchura de los hombros. En cuanto a la altura o grosor existen tres tipos de almohadas: la almohada baja (con una altura media de unos 10 cm y suelen ser muy flexibles), almohada mediana (suelen tener un grosor de unos 12 cm y una dureza mediana) y, finalmente, las almohadas altas, que suelen tener unos 15 cm de altura y gran firmeza.

Dime con qué postura duermes… Y te diré cuál es tu almohada

¿Te encanta dormir de lado? En este caso elige una almohada alta, con una firmeza dura y bastante gruesa, que mantenga la cabeza y el cuello bien alineados con la columna. Si por el contrario prefieres dormir boca arriba, la almohada que mejor se adaptará a ti es la mediana, con menos grosor y una altura media-baja. Si duermes boca abajo, tu almohada debe ser muy blanda y baja. Es la posición más común en los bebés y niños por lo que es el tipo de almohada más recomendada para ellos.

Muchas personas cambian de posición durante el sueño, en ocasiones de forma inconsciente. Si es tu caso la mejor almohada será aquella que tenga gran flexibilidad, con un grosor y altura mediana.

 

La composición del relleno de la almohada

Las almohadas de fibra, látex o viscoelásticas son las más habituales y recomendadas.

Las almohadas de látex son de textura suave, con poca firmeza, una buena opción si eres de los que te mueves mucho en la cama o eres una persona corpulenta. En esta misma línea, las viscoélasticas son las más recomendadas para personas con dolencias cervicales, de espalda o dolores de cabeza, ya que poseen mayor firmeza y adaptabilidad. Por otro lado, encontramos las almohadas de fibra, natural o sintéticas, que ofrecen un buen descanso, además de tener una composición que permite la ventilación y por tanto favorece una mayor higiene. Este tipo de almohadas son muy recomendadas para personas que no padezcan ningún tipo de dolencia cervical o lumbar.

 

¡Cuida tu almohada!

La renovación de la almohada cuando pierde su eficacia o textura es fundamental para seguir manteniendo un buen descanso. En términos generales, la durabilidad de una almohada suele estar entre tres y cinco años, en función del uso y el número de lavados que se haya realizado.

Para conseguir alargar la vida de tu almohada, te aconsejamos airearla diariamente. Abrir las ventanas y sacudir con fuerza la almohada antes de volver a hacer la cama es una buena opción. Para evitar que tienda a deformarse por un lado, dale la vuelta cada semana.

Las almohadas podrán lavarse, a mano o en lavadora, según su composición. Lo mejor es hacerlo una o dos veces al año. También es importante para mantener en mejores condiciones la almohada es usar fundas protectoras o las propias fundas de almohadas. Estas si que deben lavarse semanalmente, junto al resto de juego de sábanas.

Tras leer estos consejos y recomendaciones, ¿crees que necesitas renovar tu almohada? Ven a nuestros hipermercados Alcampo, te asesoraremos sobre cuál es la mejor para ti. Si lo prefieres y lo tienes claro, en la tienda online encontrarás una amplia variedad y ofertas en todo tipo de almohadas.

Compártelo en tus redes sociales favoritas ...Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*