Cenar proteínas, ¿tiene beneficios?

Si estás buscando los mejores alimentos para llevar una alimentación adecuada, este post te puede interesar. A menudo surge un debate muy común sobre cuál es el mejor momento del día para tomar cada grupo de alimentos, si los hidratos de carbono son mejores para tomarlos al mediodía o si por la noche es mejor cenar proteínas.

alcampo_fotos_proteinas_

Lo cierto es que las cenas son una buena oportunidad para la ingesta de una de las raciones diarias recomendadas (1-3) de proteínas magras, ya que, preparadas mediante cocinados sencillos como a la plancha o al vapor y acompañadas de vegetales pueden constituir una ración variada y equilibrada ideal para una cena suave. Además, son nutrientes que contribuyen al aumento y conservación de la masa muscular, así como al mantenimiento de los huesos en condiciones normales.

Para seguir una alimentación saludable, se recomienda tomar las cantidades de nutrientes diarias recomendadas para cada uno de ellos a través de los distintos grupos de alimentos. Para las proteínas, las autoridades aconsejan, para la población adulta, un consumo diario 1,2 g/kg mientras que para los niños se recomiendan 1,55 g/kg y entre 1,1 y 1,5 g/kg para las personas mayores.

La verdad es que no todas las proteínas son iguales ya que, según la fuente de la que procedan, puede ser animales o vegetales, y en función de su contenido lipídico, magras o grasas. En este sentido, las llamadas carnes magras y el pescado son una de las fuentes de proteínas más comunes. La pechuga de pollo o pavo sin piel, el lomo o el solomillo de cerdo, así como el pescado blanco, tienen un alto porcentaje de proteínas y un menor contenido graso que otras fuentes proteicas como las carnes grasas. Estas propiedades también las comparten las proteínas de origen vegetal, es decir, las legumbres y derivados como por ejemplo el tofu o el seitán.

Los productos lácteos y los huevos, sobre todo la clara, también son alimentos con un gran contenido en proteínas y pueden ayudar a completar tu consumo diario de una forma variada, alternando entre las otras fuentes de este nutriente que ya hemos visto.

Como vemos, una buena idea para una cena sencilla puede ser la de una tortilla rellena de vegetales, un filete de pescado al vapor con ensalada o una pechuga de pollo a la plancha con champiñones acompañado de fruta, un yogur o un vaso de leche de postre.

Además, puedes añadirles un toque de originalidad condimentándolas con diferentes especias y hierbas aromáticas. Las opciones son interminables y te ayudaran a darle un sabor diferente a cada cena, opta por las más tradicionales como la pimienta, el tomillo u orégano o atrévete con sabores más orientales como el jengibre, cilantro, curry o cardamomo, ¡tú eliges!

Otra cuestión que nos gustaría comentar y de la que se habla mucho, es la de la hora ideal para cenar. Esta dependerá de los horarios de cada uno, pero lo más aconsejable es cenar unas dos horas antes de irse a la cama, para que el organismo tenga tiempo suficiente de hacer la digestión antes de dormir.

En cualquiera de los casos, no tengas dudas de que puedes disfrutar de una sabrosa cena a la vez que cuidas tu alimentación y la de los tuyos.

Compártelo en tus redes sociales favoritas ...Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*