Características de los alimentos congelados

La congelación es un método de conservación que ayuda a mantener las propiedades nutricionales y organolépticas de los alimentos. Cada vez es más amplia la gama de productos que se comercializan en este formato, ya que son muchas las ventajas de este tipo de alimentos. Os presentamos sus características, así como algunos trucos y consejos para sacar el máximo partido a estos productos.

carne-congelada

Ventajas de consumir productos congelados

La congelación permite alargar la vida útil de los productos perecederos ya que las bajas temperaturas no permiten que crezcan microorganismos alterantes ni tampoco patógenos, por lo que es una forma de preservar su calidad e inocuidad.

Para que el alimento mantenga todas sus propiedades lo más intactas posibles, lo ideal es que la congelación sea rápida, y la descongelación lenta y en condiciones de refrigeración. Es decir, lo mejor es descongelar los productos en la nevera y colocándolos en las baldas inferiores para evitar que el resto de alimentos entren en contacto con el agua de descongelación que puedan soltar. Además, es imprescindible que se mantenga la cadena de frío y se respeten los tiempos de congelado para cada tipo de producto.

Otro de los beneficios de la comida congelada es que permite ofrecer productos limpios de los que se aprovecha el 100 %, lo que facilita su preparación posterior. Un buen ejemplo es el pescado, si compramos pescado fresco, por lo general, solemos desechar hasta el 40 % de la cantidad comprada, sin embargo, el pescado congelado ya se ofrece limpio y directo para preparar, por lo que aprovecharemos la pieza en su totalidad.

Además, hay productos que, aunque no sean propios de la temporada, podemos tenerlos congelados y consumirlos en cualquier otro momento del año, lo que supone una gran comodidad para cocinar y almacenar.

¿Alimentos frescos o  precocinados? ¿Cuáles son mejores para congelar?

Es importante distinguir entre las ventajas de los distintos tipos de alimentos congelados. Estos se podrían diferenciar en dos grupos principales, los alimentos frescos congelados directamente o tras un proceso de corte, limpieza, y/o envasado, y, por otro lado, los alimentos congelados ya procesados, o listos para consumir.

En el primer grupo, los alimentos frescos, como la carne, el pescado, las verduras, etc. sin cocinar, no suelen necesitar la adicción de ningún otro componente para su conservación por este método. Por otro lado, los alimentos procesados, es decir , aquellos que se han congelado una vez cocinados y solo necesitan calentarse para su consumo, suelen necesitar la adicción de algún tipo de aditivos y conservantes. Además, por lo general, suelen contener una mayor cantidad de grasas saturadas, azúcares y sal, por lo que se recomienda que se consuman de forma ocasional.

Recomendaciones básicas en la compra 

Los productos congelados, son buena opción de disponer de una gran variedad de alimentos, pero es importante que a la hora de comprarlos tengamos en cuenta algunas recomendaciones. La primera de ellas es coger paquetes limpios y sin ningún tipo de abertura o posible rotura, ya que el producto puede alterar su calidad si el envase está dañado.

Además, puedes comprobar que tanto el producto como el envase no tengan  escarcha, ya que es señal de una alteración en la cadena de frío del producto e igualmente,  puede verse alterada la calidad final.

La congelación de alimentos en casa

Congelar alimentos o comidas que hacemos en casa y que sobran, es una buena opción para aprovechar las sobras y evitar el derroche de comida, siempre y cuando se congele correctamente y se respeten los tiempos de conservación en función del tipo de alimento.

Una buena práctica para controlar la viabilidad de nuestros alimentos en el congelador es apuntar la fecha de congelación, así como el nombre o el tipo de alimento en el envase o el envoltorio de este.

En Alcampo todos los productos que vendemos con nuestras marcas, son sometidos a un doble proceso de control y verificación de calidad y seguridad: desde la recepción y manipulación de los alimentos, hasta el control exhaustivo en las cadenas de frío y fechas de caducidad de todos los alimentos.

Compártelo en tus redes sociales favoritas ...Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*